Sala de Prensa

Carta de la Asociación de Empresas Auxiliares de Construcción al Ministro de Economía

15/05/2013 Modificación de la Ley Hipotecaria

ASUNTO: Modificación legal para impedir la aplicación de cláusulas abusivas a las pymes y autónomos.

Para salir de la actual situación de crisis económica,  es necesario y urgente que exista crédito para las empresas y particulares;  y que exista seguridad jurídica, con normas justas y mecanismos ágiles para hacerlas cumplir.

Sin empresas que creen puestos de trabajo no podremos salir de la actual situación. Y las empresas necesitan contar con crédito para ejecutar sus proyectos.

En estos momentos se produce un importante debate social y mediático respecto a las ejecuciones hipotecarias, centrándose en los procedimientos derivados de los créditos para la adquisición de viviendas de particulares. Especial trascendencia ha tenido la Sentencia del Tribunal de Justicia de la U.E. de 14 de marzo del 2013, respecto a la necesidad de que el sistema procesal español pueda analizar la existencia de cláusulas abusivas en los procedimientos de ejecuciones hipotecarias en aplicación de la Directiva 93/13/CEE.

Pero las PYMES y los Autónomos también están sufriendo las consecuencias de la aplicación de contratos con entidades financieras, con cláusulas que los tribunales han determinado que eran abusivas. Es el caso de las permutas financieras o “swaps”, de ejecuciones hipotecarias sobre los bienes de las empresas o sus propietarios con intereses de demora elevadísimos, mecanismos de liquidación  e intereses unilaterales, vencimientos anticipados de la totalidad del crédito por retrasos puntuales, etc.

Encontrándose en este momento, en tramitación en las Cortes Generales  la modificación legislativa de la Ley Hipotecaria, así como de los artículos de la Ley de Enjuiciamiento Civil correspondientes, consideramos oportuno que se pueda aprovechar esta ocasión para hacer los cambios legislativos necesarios que puedan afectar al tejido productivo del país, de forma que se incremente el crédito, la seguridad jurídica, y los mecanismos para que sean efectivos y reales los derechos contenidos en las normas.

La modificación legislativa no puede reducirse a la problemática de la vivienda, sino que consideramos que es especialmente importante que tenga una repercusión efectiva en la activación económica.  Contar con un sistema financiero eficaz, con normas justas, y con sistemas rápidos para resolver los conflictos es fundamental para salir de la crisis y crear puestos de trabajo.

Es evidente que se trata de una cuestión compleja, en la que eliminar las garantías de las entidades de crédito para recuperar los préstamos puede tener una consecuencia catastrófica para la economía al restringir aún más el crédito tan necesario para la activación económica. Pero por otro lado, deben existir normas justas y sistemas eficaces para que las pequeñas y medianas empresas, y los autónomos puedan defenderse de cualquier cláusula abusiva que también ponga en peligro su futuro.

La Directiva 2004/39/CE, modificada posteriormente por la Directiva 2006/31/CE,  y que en el caso de España se incorporó mediante la Ley 47/2007, obliga a las entidades financieras a establecer una serie de garantías a sus clientes a la hora de comercializar productos de inversión, no haciendo distinción entre consumidores y  empresarios, sino haciendo siempre referencia a los “clientes de las entidades financieras”, pues es evidente que las empresas, especialmente las pymes y los autónomos, se encuentran en una clara situación de inferioridad respecto a las entidades financieras a la hora de negociar el crédito necesario para desarrollar la actividad.

En definitiva, lo que solicitamos, es que resulta necesario que la reforma del vigente marco legal no se limite única y exclusivamente a los procedimientos hipotecarios de viviendas, sino que afecte también a los créditos de las pymes y autónomos. De forma que, es  necesaria modernización de la actual normativa, que a la vez que favorezca el crédito, lo haga en base a los principios de seguridad jurídica y  justicia, para que las empresas tenga medios eficaces, económicos y rápidos para impedir la aplicación de cláusulas abusivas por parte de las entidades financieras. Consideramos que resulta imprescindible para salir de la crisis que las entidades financieras estén saneadas y cumplan su función de dar crédito, pero con las garantías necesarias para todas las partes.

A la espera que pueda hacer las gestiones oportunas para que se tenga en consideración nuestra petición, reciba un atento saludo.

Menorca, a 18 de abril de 2013.

Fdo. Hipólito Mercadal Pascual
Presidente.

Compartir:
Archivo de noticias
2019 (2)
Top