Sala de Prensa

Las urbanizaciones, una prioridad para las nuevas agendas políticas

31/05/2019 Estudio sobre el estado de las urbanizaciones de Menorca 2019.

Desde su comienzo, en el año 2001, este estudio ha permitido ir documentando, temporada tras temporada, la situación en que se encuentran las urbanizaciones al inicio del verano y evidenciar, en su caso, que debería prestarse una mayor atención al lugar en que nuestros turistas y visitantes pasan gran parte de su tiempo de vacaciones.

Este objetivo primario de fomentar la mejora continua de las zonas turísticas para conseguir que los espacios en el que se mueven preferentemente los turistas y visitantes se encuentren en perfecto estado, parece que con el tiempo se va consiguiendo. La mejora de las zonas turísticas ha pasado a formar parte de las agendas de las distintas administraciones competentes. Ahora tras el ciclo de varios procesos electorales que acaban de concluir, únicamente cabe demandar el compromiso a los nuevos administradores públicos electos para que prioricen el cuidado, renovación y modernización de las urbanizaciones y zonas turísticas de la isla.

El inicio de nuevos mandatos y legislatura debe servir para, desde el minuto uno, proyectar mejoras en las infraestructuras que sustentan una parte importante de la economía local, el turismo. Para la prestación óptima de servicios turísticos el entorno, público y privado, deben poder cumplir con los cada vez más exigentes niveles de los visitantes.

La Federació de la Petita i Mitjana Empresa de Menorca - PIME Menorca elabora este estudio propio para conocer la valoración de las urbanizaciones al inicio de la temporada turística. Se examinan 34 urbanizaciones de toda la isla atendiendo a 11 parámetros: carretera de acceso, limpieza de la playa, alumbrado público, señalización de tráfico, aparcamientos, vallado de solares, zonas verdes, aceras, limpieza viaria, asfaltado y red de telefonía / internet.

Con carácter previo se registraron a finales del pasado mes de marzo de este año, escritos dirigidos a los alcaldes/as de todos los municipios de Menorca solicitando que prestará especial atención en la puesta a punto de las urbanizaciones. En una temporada incierta a priori en cuanto a resultados por distintos aspectos. En el mismo escrito también se solicitaba información sobre aquellas posibles inversiones previstas y que puedan suponer una mejora en las distintas zonas turísticas.

El estudio realizado se ha basado en los resultados obtenidos en una encuesta anónima y abierta a la participación de todos los usuarios, residentes y/o empresarios interesados en trasladar su opinión respecto de las zonas turísticas que conozcan o en la que se ubiquen sus negocios. Las personas participantes realizan una valoración (buena / regular / deficiente) sobre los distintos parámetros consultados.

En esta ocasión la encuesta ha estado habilitada durante 16 días (del 9 al 24 de mayo) en la web de PIME Menorca. Se ha invitado públicamente a participar en la encuesta de distintas formas, insistiendo en la colaboración de las empresas asociadas.

El Cuadro final adjunto muestra los resultados por urbanización con las medias del total de las encuestas de valoración cumplimentadas y recibidas. Para contrastar los datos resultantes, los mismos siempre son verificados por visitas del personal técnico de la propia Federació.

Además, también se anexa un Dosier fotográfico con las fotografías recopiladas y que deben sirven para ejemplificar las valoraciones realizadas en este Estudio sobre el estado de las urbanizaciones de Menorca 2019. En ningún caso se trata de una recogida exhaustiva de todas las situaciones, ni que sean las más significativas en cada caso.

Una vez difundido a través de los medios de comunicación, se dará traslado a las administraciones públicas competentes, principalmente ayuntamientos, para que, en la medida de lo posible, tomen nota de las posibles mejoras y adecuaciones necesarias en las urbanizaciones menorquinas.

Este año el Estudio sobre el estado de las urbanizaciones de Menorca cumple su 19ª edición. Únicamente hace falta echar un vistazo rápido al cuadro resumen con los resultados históricos de 2001, para comprobar que en esta materia si se han conseguido avances. Progresos lentos pero que poco a poco han ido mejorando el estado de los principales parámetros de valoración de los lugares donde se concentra gran parte de la actividad turística.

Las urbanizaciones de Menorca se encuentran ante el inicio de una nueva temporada turística en una situación similar a 2018. Han mejorado muy levemente las valoraciones de los encuestados. Se nota el incremento de los medios puestos a disposición por parte de las administraciones competentes, probablemente a consecuencia de los periodos electorales que se avecinaban justo a la entrada de la temporada.

No obstante, el trabajo no está ni de lejos completado. Existe un gran margen de mejora, y este debe ser el objetivo a perseguir durante los próximos cuatro años por parte de los ayuntamientos, Consell Insular de Menorca y Govern de les Illes Balears. El destino debe seguir avanzando para procurar su máxima y mejor competitividad frente a otras destinaciones competidoras.

La renovación y ordenación de las zonas turísticas y emprender inversiones en infraestructuras turísticas debe ser la forma de avanzar hacia el futuro para procurar un crecimiento económico de la isla dependiente del sector terciario de servicios. Existen deficiencias estructurales que requieren de un plan integral de inversiones para zonas turísticas (red de saneamiento y alcantarillado, nuevas iluminaciones y aceras, asfaltado de calles, zonas de aparcamiento, comunicaciones,…).

Desde PIME Menorca, una vez más, debemos insistir en la necesidad de planificar proyectos para invertir en la modernización de las urbanizaciones y adecuarlas a las exigencias de los actuales y futuros turistas. En este sentido, aun no siendo partidarios del vigente Impuesto sobre estancias turísticas, debe reclamarse su carácter finalista para reinvertir en la verdadera desestacionalización, creación y activación de productos turísticos.

Esta nueva legislatura que dará inicio debe servir para reclamar la participación del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo con fondos económicos destinados a la financiación de verdaderas infraestructuras turísticas y zonas turísticas maduras de Menorca, junto ayudas dirigidas a la modernización de las empresas turísticas de la isla. Se trata de inversiones comprometidas para otras zonas turísticas de las Illes Balears como Calvià y Playa de Palma. Toca el turno de Menorca.

Regresando al plano local, el estudio refleja que hace falta prestar aún más atención a los pequeños, pero importantes, detalles de embellecimiento de las zonas turísticas. Aquello que el usuario primero percibe y que le predispone subjetivamente a apreciar su estancia de mejor o peor manera. Hablamos de la movilidad en las aceras, de las hierbas en los bordes, de los restos acumulados por incivismo, de los solares no vallados que acumulan residuos,…

Otro aspecto destacado por varios encuestados es la situación de apartamentos y locales comerciales sin actividad en plena urbanización. En no pocos casos, este tipo de establecimientos que no cuentan con negocio en funcionamiento, se encuentran en una situación de descuido y de semi-abandono. Ofrecen una muy mala imagen de la zona y descredita cual tipo de mejora que se haya podido realizar. Debería actuarse en este aspecto ya que estas edificaciones suelen destacar por la negatividad que desprenden en cuanto a la percepción de una determinada zona.

Tampoco ayuda a la armonía de las zonas turísticas la puntual proliferación en algunas zonas de carteles enunciativos de “en venta” de viviendas. Las restricciones al alquiler turístico del Consell Insular de Menorca y Govern de les Illes Balears parece que ha abocado a muchos particulares a tener que desprenderse de sus propiedades.

Sigue siendo necesaria una mejor planificación, acorde con los tiempos internos y procesos de las administraciones. No resulta lógico que los primeros visitantes deban cohabitar con obras en la vía pública, aunque sean menores, que podrían ejecutarse en otros periodos de nula presencia de turistas. Los nuevos dirigentes municipales deben tomar nota de ello y programar con antelación suficiente todas las actuaciones a realizar.

Debe seguir trabajándose en la verdadera modernización de las urbanizaciones del futuro sin descuidar la mayor atención que requieren los aspectos de embellecimiento y mantenimiento, el día a día.

Por parámetro

Atendiendo a los resultados de la encuesta respecto de los parámetros evaluados pueden extraerse, entre otras, algunas conclusiones que reflejan la situación actual de las urbanizaciones de Menorca en su conjunto:

  1. Carretera de acceso: En 2017 fue el parámetro mejor valorado, en 2018 el segundo y este año 2019 baja al tercero puesto. Además de los trabajos de desbrozo de márgenes, bacheado y mantenimiento, el Consell Insular de Menorca, titular de la mayoría de carreteras secundarias, debería emprender urgentemente un plan de inversiones para remodelar estas carreteras secundarias de interés turístico. Parece que las polémicas entorno a la carretera general, cuya finalización de las obras en todos sus tramos debería ser ya una cuestión de interés general, ha descuidado la atención necesaria a la red de carreteras de acceso a las principales urbanizaciones. La mejora de la movilidad y accesibilidad de los entornos turísticos debe abordarse sin más premura.
  2. Limpieza de la playa: Su valoración ha mejorado. Junto a la red de telefonía/internet, es el parámetro con mejor evolución respecto a la encuesta de 2018. El relativo buen tiempo reinante durante las semanas previas al inicio de la temporada turística, puede haber contribuido a facilitar los trabajos realizados de limpieza de las playas situadas en urbanizaciones. Se trataba de un elemento tradicionalmente motivo de controversia, y que, en esta ocasión, salvo puntuales excepciones, recupera una valoración más positiva. Varios de los encuestados insisten que se podría mejorar la retirada temporal de algas, para reponerlas una vez finalizado el verano.
  3. Alumbrado público: En algunas urbanizaciones el estado generalizado de algunos conjuntas de farolas es malo y en no pocas ocasiones parece contribuir a una improductiva contaminación lumínica. Se reproducen las de “bola” algo amarillentas por el paso del tiempo y con cierta opacidad, por lo que la luz que desprenden es escasa. Se ha detectado la instalación de nuevas luminarias de bajo consumo (Ses Salines, Playas de Fornells, Son Parc, Santo Tomás,..) y se conocen de otras inversiones para mejorar la eficiencia energética y la sostenibilidad, por ejemplo, en varias zonas de Ciutadella y otras de Es Mercadal. Debe insistirse en ello de forma general y no puntual.
  4. Señalización: Aun no siendo un elemento imperioso para residentes y empresarios, la valoración en este punto ha mejorado y se sitúa, junto a la limpieza viaria, en uno de los parámetros más valorados. De todas formas, sobran aquellas que la propia señalización obsoleta y rota advierte ya de antemano del poco cuidado de la zona en otros elementos.
  5. Aparcamientos: Parámetro con una valoración muy similar al año pasado. Para los encuestados las bolsas existentes se convierten en insuficientes en plena temporada turística. En Santo Tomás, por ejemplo, se han habilitado nuevas plazas de aparcamiento renunciando a la circulación en doble sentido en varias calles de la urbanización, que se ha convertido en sentido único. En demasiados casos, falta repintar sobre el pavimento las marcas viales y señales horizontales que delimitan las plazas.
  6. Vallado de solares: Peor parámetro de los todos los valorados. En este tema parece no avanzarse y no se detecta ninguna evolución en las encuestas año tras año. No se la presta la importancia que se merece que los solares no construidos se encuentren totalmente vallados. Se trata, junto a aceras y limpieza viaria, de un tema eminente embellecedor y que predispone a tener una buena o mala imagen de la zona. Los solares no vallados a menudo presentan un estado de dejadez, son focos de posible acumulación de restos y residuos de todo tipo y no cuentan con las aceras correspondientes o las mismas son invadidas por la maleza y hierbas del propio solar. La Administración debería requerir a sus titulares.
  7. Zonas verdes: Al igual que el año pasado se sitúa en la zona media de las valoraciones. No obstante, 5 de las 34 urbanizaciones obtienen una valoración deficiente en este punto. Se siguen destinando medios para adecentar estas zonas verdes, pero debe invertirse en la renovación de mobiliario y equipamiento para su modernización y mejorar la imagen de estos espacios.
  8. Aceras: Junto a vallado de solares con las peores valoraciones en las encuestas. Aun reconociendo mejoras (por ejemplo, Son Parc), en prácticamente todas las urbanizaciones motivo del estudio encontramos algunos ejemplos, aunque sean puntuales, y que si se abordaran contribuirán a la mejora de la percepción general de estas zonas. Se trata de elementos que forman parte de la movilidad imprescindibles para todo tipo de usuarios. Resulta inadmisible que se mantengan aceras intransitables o no adaptadas a personas con movilidad reducida. Las hierbas y raíces de los propios árboles que puedan salir de los bordes y aceras se reproducen con demasiada frecuencia de manera generalizada en las urbanizaciones.
  9. Limpieza viaria: Junto con la señalización, se mantiene como uno de los parámetros con mejor puntuación de los once analizados. No existen por norma papeles y basuras en las vías públicas de las urbanizaciones. Y debe reconocerse que las concentraciones de puntos con residuos de todo tipo y escombros cerca de contenedores de recogida es fruto del incivismo. Igual que se apuntaba anteriormente en el caso de las aceras, debería concentrarse los trabajos en la eliminación de malas hierbas salientes, también como parte de la limpieza viaria. Mejoraría la percepción de las urbanizaciones su conjunto.
  10. Asfaltado: En las urbanizaciones donde de forma integral debería abordarse esta cuestión desde hace años, continúan igual. Además, se han añadido otras urbanizaciones que también demandan sus encuestados una atención preferente en este aspecto. Vallado de solares y asfaltado son los dos únicos parámetros cuya valoración ha empeorado respecto a 2018.
  11. Red Telefonía / Internet: Las valoraciones en cuanto a las coberturas de telefonía e internet han mejorado. Es el parámetro con mejor evolución respecto a la encuesta del año pasado. En algunas zonas y urbanizaciones se han mejorado las comunicaciones y en otras parece que no se cuenta con la tecnología necesaria para asegurar un buen servicio de telefonía, y sobretodo internet, durante todo el año, incluida la temporada alta. Debería garantizarse las infraestructuras suficientes para que toda isla contara con los mismos tipos de conexiones a internet.

Recuerde que los datos históricos del estudio por urbanizaciones y por parámetros (2001 – 2019) se encuentran disponibles a través de: www.pimemenorca.org/estudios/urbanizaciones.

MÁS INFORMACIÓN
Compartir:
Archivo de noticias
Top